miércoles, 17 de octubre de 2012

La situación de Villa

El gran Alfredo Martínez, escribe el siguiente artículo sobre la situación de David Villa. Creo que resume a la perfección la situación que vive este gran jugador que, como otros, marcó un antes y un después en la historia de nuestro fútbol:

"El Guaje luchó lo indecible tras su gravísima lesión para tratar de llegar a jugar la Eurocopa. Era un milagro, y los milagros no siempre se producen. Tras el enorme esfuerzo de seis meses luchando por acortar los plazos, tuvo que plegarse ante la evidencia de la medicina y el cuerpo humano. No podría acompañar al grupo en Polonia y Ucrania para luchar por revalidar el cetro europeo. Fue un duro revés que encajó con deportividad y saber estar. No creo ningún conflicto y facilitó las cosas al seleccionador en el momento justo. Antepuso el grupo a las individualidades. Era duro, pero lo hizo.
Comenzó ya la pretemporada con el Barcelona casi, casi a punto de caramelo, sólo le faltaba rodaje y confianza. En Agosto jugó sus primeros minutos en Bucarest en un golpe definitivo para reencontrase como futbolista.
¿Y desde entonces qué? Han pasado dos meses largos y el "Caníbal" goleador del Barcelona ha participado poco en el juego del Barcelona. Apenas una titularidad y minutos en las segundas partes. Eso teniendo en cuenta que el ariete asturiano posee el mejor promedio goleador de la primera plantilla del Barcelona en este arranque de campeonato al haber firmado tres goles en pocas participaciones y minutos de juego.
Soy consciente que la lesión que sufrió en Tokio al romperse la tibia y que no es fácil volver a ser el que fue, pero lo está intentando y creo que se merece más oportunidades de las que ha tenido.
He de reconocer que me sorprendido el escaso número de minutos que le ha dado Tito Vilanova hasta este parón de selecciones. Anteponiendo a Alexis Sánchez en muchas oportunidades a pesar del bajo rendimiento del chileno, a Cristian Tello que en algunos partidos estuvo eléctrico, pero en otros no demostró la enorme calidad que tiene y el instinto; Villa. Es verdad que para Vilanova jugar con dos extremos muy abiertos es innegociable hasta el momento. Sólo no lo hizo ante el Real Madrid, al recuperar a Iniesta con la mejor versión de Cesc esta temporada, pero no lo es menos que David Villa ha rendido magníficamente en la selección en esa demarcación, demostrando adaptarse a la banda en muchas ocasiones, y en sus primeros tiempos en el Barcelona. De ahí mi sorpresa visto que cuando juega sigue teniendo un instinto tan letal que para si quisieran la mayoría de los cañoneros del fútbol mundial.
Quiero pensar que el cuerpo técnico del Barcelona está mimando al delantero, conscientes de que no sería conveniente forzar por el periodo que estuvo parado y que próximo a las Navidades o dentro de un tiempo entienden que Villa alcanzará el nivel óptimo de recuperación para volver a sentirse futbolista al ciento por ciento y recordarnos en su más pura expresión al pichichi que siempre ha sido y que lleva dentro. De lo contrario no sólo no lo entendería sino que creo que no se estaría siendo justo con un grandísimo profesional y gran compañero como ha venido demostrando Villa a lo largo de toda su carrera. Ni una mala palabra, ni una protesta.
También Del Bosque ha tenido tacto con la estrella blaugrana convocándole pronto para que se volviera a sentir futbolista y devolviéndole en el hueco que siempre tendrá en la generación de campeonísimos. Sin ir más lejos en apenas diez minutos en Bielorrusia volvió a demostrar su poderío lanzando un enorme disparo al travesaño. Villa tiene muchísima pólvora en sus botas. Mucho gol al servicio de quien quiera utilizarlo, y si no, al tiempo.
Próximo a cumplir 31 años al Guaje aún le queda mucho fútbol y muchos goles en sus botas. A todo ello hay que unir el exquisito comportamiento de un jugador que no ha alzado para nada la voz ni ha rechistado lo más mínimo, simplemente ha dicho que está para jugar y que se ve en condiciones de poder jugar al mejor nivel.
Estamos hablando de un jugador que pasa por ser el mayor goleador de la selección española en todos sus tiempos y coincidiendo con la edad dorada. Ha sido pichichi en Eurocopas y en Mundiales. Y no se le caen los anillos ni tira de historial para exigir nada".

Alfredo Martínez.
Onda Cero.